Proyecto Décadas #8 - 1987

https://i.pinimg.com/originals/97/c1/93/97c19376127a1dd6d1a4954265660b4d.jpg

¡Estamos de vuelta! El Proyecto Décadas regresa con su octava entrega. En esta ocasión, repasamos los mejores combates de 1987, un año que ha dejado muchos grandes momentos en el wrestling. Esperemos que disfrutéis tanto como nosotros con este gran año.

Campeonato Universal de WWC: Carlos Colón (c) vs Stan Hansen - WWC, 6/1

https://i.ytimg.com/vi/FgGxUo90kC0/hqdefault.jpg

MASTERMIND:

No podíamos pasar por alto nombrar a una de las mejores rivalidades de la década, la que tuvo Carlos Colón con nuestro Hansen cuando éste viajó a Puerto Rico. Tras asfixiar al héroe nacional con su característico lazo, Stan fue retado por Colón a un Bullrope match, en el que él se jugaría el título. Una estipulación que favorecía totalmente a Hansen, tanto que éste se jugó no volver jamás a Puerto Rico si perdía.

Estos dos nos dan aquí una guerra total. Se odian, y se destrozan mutuamente desde el principio: ambos acaban ensangrentados y para el arrastre a poco de empezar. Ambos venden tal castigo de lujo durante todo el match, por supuesto. Otra cosa que me encanta es que hay muchísima tensión cada vez que a uno de los dos le queda sólo una esquina por tocar y el otro tira de la cuerda todo lo que puede y más para evitar que llegue a la última. Manejaron de fábula la estipulación y nos brindaron algo no sólo violento, si no también inteligente y con mucha emoción.

Ya sabemos que Hansen es Hansen, un wrestler de matrícula mucho más versátil de lo que parece, y combates como este son prueba de ello. Pero es que Colón nos da también una gran performance porque, sí, es el face, pero no es tonto y sabe que Hansen tiene ventaja, por lo que todo truquito es bienvenido: desde usar la cuerda para hacer un golpe bajo hasta aprovechar que Hansen se agarraba al pie del árbitro para estrellarle la cara contra éste, Carlitos recurre a lo que haga falta con tal de tener posibilidades y el público no deja de darle su apoyo. Es su astucia frente a la fuerza bruta de Hansen, choque presente durante todo el combate y que es muy clave en el fantástico final; eso es lo que lo diferencia de otros grandes brawls de este estilo: no sólo va de odio y violencia, si no que pone sobre la mesa un duelo de cualidades entre los wrestlers y da falsos finales perfectamente ejecutados. Seh, es un combatazo brutal. Puntuación: ★★★★ 3/4

SONNY:

Bonito match, uno de los mejores de Puerto Rico en la década seguramente. Me siento muy apenado porque este será el único combate de la isla que tendremos en el proyecto. Sin embargo, cuando hicimos el Décadas, Mastermind y yo supimos que teníamos que sacrificar muchas cosas, y Puerto Rico ha sido uno de los más grandes afectados, muy a mi pesar.

Pero olvidémonos por un rato de eso y centrémonos en el combate, que, a decir verdad, no es solo lo mejor de la promoción en ese año, sino lo mejor en todo el wrestling en general. Esta estipulación es un poco tonta a mi parecer y creo que no se le puede sacar muy poco provecho. Y, sin embargo, ambos logran explotar todo el potencial de la lucha perfectamente, quizás porque no hacen lo típico en estas estipulaciones, que es buscar a las esquinas desesperadamente al iniciar, sino que esta vez piensan un poco más y buscan sacarse ventaja pegándose el uno al otro, hasta que estén lo suficientemente 'ablandados' como para lograr el objetivo sin pasar mayores problemas. Ayuda también que tengan una rivalidad previa donde demuestran mucho odio, ya que eso lo plasman al momento de pegarse y retorcerse. La violencia es muy, pero muy convincente, no es un brawl de esos que se tienen pegar porque sí, sino que ambos se atacan usando sus recursos de muy buena manera, haciendo que cada golpe con la campana o con la soga luzca importante, ya que se ve como una verdadera necesidad. El final también me parece de los mejores que podía haber tenido este match, muy inteligente y muy bien elaborado, y que no hace más que complementar perfectamente todo el desarrollo previo. Puntuación: ★★★★ 3/4


- AWA World Tag Team Championships: Buddy Rose & Doug Sommers (c) vs The Midnight Rockers - AWA, 17/1



MASTERMIND:

La rivalidad entre ambos equipos continuó hasta el año siguiente, siendo en esta ocasión un Steel Cage match. Y normalmente eso no me daría hype, porque pocas veces me gusta el uso que se hace de esta estipulación, pero estos cuatro supieron como arreglárselas para ser la excepción.

Simplemente, todo lo que ocurre es muy divertido: los heels tratando de evitar que los faces ingresen a la celda, Rose acojonado negándose a darle el relevo a Sommers, the Rockers devolviéndoles los spots sucios, la manager de Rose y Sommers angustiadísima mientras Michaels y Jannetty los torturaban delante de ella, cada golpe contra la celda luce devastador, el final tan fantástico... Muchos momentos geniales, y de nuevo un selling sobresaliente por parte de los sangrantes Rockers, así como bumps ridículos pero sublimes del Playboy y el Pretty Boy. Quizás el nudo del combate se alarga demasiado, estando el combate sin rumbo durante varios minutos, pero incluso ahí seguía siendo entretenido. No es el clásico legendario que vimos en 1986, pero es un muy buen combate y uno de los más importantes en esta rivalidad. Totalmente recomendable. Puntuación: ★★★★

SONNY:

Los combates entre los Rockers y Somer & Buddy Rose son de los que más me han encantado en el proyecto. Los dos que se han colado en la lista final han sido muy divertidos, y me han dejado con un gran sabor de boca. Incluso, podría decir que este combate ha sido el que más he disfrutado en todo 1987. Es que el ambiente que tiene esa lucha ayuda muchísimo a que pueda ser algo agradable para el espectador, ese aura de combate definitivo hace que te impliques totalmente con lo que pasa en el ring y, por lo tanto, puedas disfrutar al máximo. Los cuatro son muy buenos y eso ayuda a que no defrauden; aprovechan sus cualidades todo lo que puedan hasta llegar al clímax fina,l que es muy bueno. Todo lo que hacen se siente importante: ya sea un golpe contra la reja o un simple puño rompiendo las reglas en su esquina. Se preocupan en que cada detalle cuente y que el espectador lo note. Sin mucho más que decir, me encantó, fue divertido y la pasé muy bien viéndolo. Puntuación: ★★★★1/2


NWA World Heavyweight Championship: Ric Flair (c) vs Barry Windham - NWA, 20/1


MASTERMIND:

La revancha de aquel clásico instantáneo que dejaron casi un año antes, en un programa de televisión y con tiempo límite de cuarenta y cinco minutos. Y, francamente, creo que este incluso me ha gustado más.

Todo lo que hizo grande al anterior combate está aquí: la intensidad de un Windham on fire, Flair vendiendo muy bien para él, un ritmo muy alto pese a ser un combate largo, y un público metidísimo en la acción. Pero aquí ambos dan un par de pasos más allá, corrigiendo los excesos del anterior encuentro: Windham demuestra haber aprendido la lección y está mucho más concentrado que hace un año, donde puso muchas cosas sobre la mesa pero sin pulirlas del todo. Flair también tiene algo más de dominio, y su heat segment es fantástico, pero eso no le impide seguir poniendo over a su aspirante, por lo que mejor aún. Es muy probable que, junto a Ricky Steamboat, Windham sea el mejor rival del Nature Boy, al menos in ring; simplemente la química está ahí.

Además, aquí se convence mucho mejor al espectador de que Barry va a ganar. Hay nearfalls muy creíbles, y conforme el tiempo límite va acabándose y la urgencia y desesperación de Windham crecen, la emoción aumenta y ni el público ni los comentaristas (uno de ellos Dusty Rhodes <3) se relajan. El final es muy bueno, algo en lo que también es mejor que el primer match. Es una lástima que los cortes publicitarios nos impidan disfrutar de la joya entera, porque esto iba en camino de ser candidato a combate de la década. Aún así, lo que tenemos es oro puro. Puntuación: ★★★★ 3/4

SONNY:

Flair y Windham son dos de los wrestlers que más química tienen juntos, cada vez que se suben al ring te dejan un combate como mínimo destacable, y éste, por supuesto, no es la excepción. Y es que ambos son magníficos interpretes que saben, no solo cómo poner en escena sus ideas, sino también lograr con ellas poder jugar con las emociones del espectador, (y casi que puedo confirmar que no es una idea mía escuchando al público asistente de la lucha); la gente se movía al compás de lo que hacían ellos en todo momento. No dejaban de comprar nada nunca. Si Flair decidía ponerse serio yendo atacar a Windham, ellos coreaban el nombre de Barry hasta que se recuperara. Cuando Windham realizaba un comeback, ellos lo acompañaban y ayudaban a crear un ambiente estupendo, por más simple que sea, pero esto no es mera casualidad, estoy seguro de que es su objetivo cuando pensaron el combate incluso llego a suponer que ambos en un determinado momento saben que tienen a todos en la palma de su mano y se esmeran en llevar el match al siguiente nivel, para convertir esto en algo épico, algo que los ponga en la historia. No sé por qué este match no es tan recordado como debería, quizás porque Flair tenga montones de combates estupendos haciendo que algunos se pierdan, pero si hay una joya que demuestre las mejores cualidades de ambos, es esta,  que muestra lo inteligentes que eran y que de verdad comprendían el wrestling en su totalidad.

No estoy seguro de qué más puedo decir. Creo que resaltar algunas cosas en este combate sobran, ya que solo es necesario dar a entender lo buenos interpretes que son para poder escribir algo que venda el combate. Otra joya mas de ambos. Y sí, otro combate que merece la calificación perfecta. Puntuación: ★★★★★


IWGP Heavyweight Tag Team Championships: Shiro Koshinaka y Keiji Mutoh vs Akira Maeda y Nobuhiko Takada - NJPW, 20/3

MASTERMIND:

Ambientazo para coronar a unos nuevos campeones por parejas en New Japan, ya que los títulos estaban vacantes. Entre lo avivado que estaba el público y los cuatro participantes tenía el presentimiento de que acabaría viendo algo grandioso que se colaría entre lo mejor de la lista este año, pero me temo que no ha sido así.

No quiero confundir: es un combate muy entretenido. Los ex-UWF destrozan sin piedad a sus oponentes a base de sus ya típicas, pero siempre letales, patadas demoledoras; el otro equipo lucha constantemente por tomar la delantera y las pocas veces que lo consiguen vemos algún move vistoso (mención especial al espectacular Moonsault de Mutoh, de los mejores que he visto). Es un match súper frenético... Y ahí está el problema. Es demasiado frenético: todo sucede a un ritmo muy alto, muchas cosas en tan poco tiempo, y es muy difícil asimilar toda la acción o sentirla importante. Nadie vende nada prácticamente, y eso en un combate lleno de patadas a la cara que harían más daño que un disparo, spike piledrivers y Koshinaka encerrado en un par de sumisiones por una cantidad de tiempo considerable, se echa bastante de menos.

¿Entretenido? Muchísimo. ¿Falto de psicología? Sí. ¿Público de diez? Totalmente. Si te gustan los combates basados en el "go-go-go-go style", te lo recomiendo sin dudarlo (y Meltzer le dio cinco estrellas xD), pero para mí tiene notables carencias que le impiden ser completamente bueno. Puntuación: ★★★ 1/4

SONNY:

No esperaba ver un combate de este de este estilo en la lista y menos en esta década. Supongo que, como estamos llegando ya a los 90, empiezan a cambiar bastante cosas. Pero vamos por partes.

Primero que nada, no me parece mal mach ni mucho menos, es un combate entretenido y hasta recomendable si te gusta el estilo. Maeda y Takada son dos luchadores muy interesantes siempre por ese estilo realista que tienen marcado y que saben explotar muy bien. Ahora, a pesar de todo, tengo que decir que soy de combates que sean sólidos, bien construidos, con una línea bien marcada y, por supuesto, coherentes. Este no lo fue. Ahora, la tónica es muy parecida a combates de NJPW de la época, solo que acá no tienen límites, no saben cuándo frenar con la acción. Dan, dan, pero sin pausas y sin lógica alguna. No hay freno nunca y esto usado así no es una cualidad buena, sino todo lo contrario, algo que daña el combate y no lo hace florecer. En fin, le doy el aprobado porque, como dije, Maeda y Takada prácticamente hacen interesante todo lo que tocan y la pareja de Shiro con Mutoh no es para nada mala, hacen que un combate que no me agradó nada pueda, al menos, resultar divertido. Puntuación: ★★ 3/4


NWA World Heavyweight Championship: Ric Flair (c) vs Barry Windham - JCP, Crockett Cup


MASTERMIND:

¿Es posible que Flair y Windham se enfrenten sin dar un combatazo? El tercero (y que yo sepa, último) de sus encuentros titulares tiene los pros de los dos anteriores, pero comprimidos en menos tiempo.

Y esta vez, Windham no está dispuesto a que Flair se salga con la suya usando el tiempo límite a su favor: es genial apreciar como ya se conoce tanto a Ric que se le adelanta en muchos de sus ataques, por ejemplo cuando Flair se tumba para que Barry le pase por encima al rebotar en las cuerdas, y en su lugar Barry frena y se tumba para aplicarle un headlock. Flair sigue intentando todos los trucos posibles, desde llevar la pelea a ringside hasta piquetes de ojos y golpes bajos, apenas hay momentos en los que se ponga por delante sin recurrir a trampas de algún tipo porque no puede hacerle frente a Windham de otra forma.

Creo que poco más puedo decir sobre la química entre ambos que no haya dicho en reseñas anteriores, así que no me extenderé tanto ahí como en por qué me parece el más flojo de sus singles matches juntos. Lo que en mi opinión hace a este el peor de la saga (y no es que hiciese algo mal en sí, ni mucho menos) es que no innovan prácticamente en nada con respecto a sus combates anteriores: no hay un gran momento, no arriesgan con algo. Se mantienen muy fieles a su modus operandi y da la sensación de estar viendo algo que sí, es muy bueno, pero no es especial, no sobresale. Al menos teniendo en cuenta sus otros encuentros. Pero no os confundáis, es otro muy buen match que se disfruta muchísimo de principio a fin por, simple y llanamente, lo buenos que son los dos de por sí. Cuando yendo a lo fácil y seguro consigues algo más que buenos resultados, es que eres muy buen wrestler. Puntuación: ★★★★ 1/4


Jerry Lawler vs Austin Idol - CWA, 27/4

https://i.pinimg.com/originals/97/c1/93/97c19376127a1dd6d1a4954265660b4d.jpg

MASTERMIND:

El combate más famoso de la que probablemente sea la mejor storyline del territorio de Memphis. Una larga rivalidad entre Lawler y los envidiosos Tommy Rich, Austin Idol y su manager Paul E. Dangerously (aka ¡Paul Heyman!), y cuyo build-up considero necesario conocer para disfrutar a tope de este combate. Os dejo este enlace para ello.

Como decía, es el punto más álgido de la rivalidad. Un steel cage (pero cuyo diseño es más bien el de la futura Hell in a Cell), hair vs hair match, en el que Idol además había prometido devolver el dinero a los aficionados asistentes si perdía. La jaula estaba para evitar interferencias de Dangerously y de Rich, y sólo quienes estuviesen dentro de la celda eran legales (quedaos con eso). HYPE.

Y bueno, el combate es genial. Lawler vende muy bien para Idol, quien es fantástico a la hora de ser inferior a su rival y a la vez apañárselas para sobrevivir y lograr tener momentum. Los puñetazos, como siempre, son de matrícula de honor. Una vez ocurre el ref bump, la emoción está muy bien llevada a cabo, pero lo que de verdad hace trascender al match, lo que lo convierte en uno de los mejores momentos de la historia del pro westling, es el desenlace y el post-combate. Por supuesto, no lo vamos a destripar; hay que verlo.

El combate de por sí es bastante bueno y ambos dan grandes performances, pero es el bookeo el que eleva el valor de esto a niveles legendarios. Puntuación: ★★★★ 1/4

SONNY:

Y llegamos, ahora sí, al combate final de Memphis. Y qué mejor que con uno de los combates más icónicos de la promoción. Me alegra poder seguir viendo de face a Lawler en esta ocasión, es así como lo disfruto más, y diría que como mejor luce. Pero es tan bueno interpretando el papel de villano que es difícil elegir. En fin, Idol lleva una larga rivalidad con Lawler, de casi 10 años (vienen desde 1981 o antes golpeándose y odiándose) así que este combate es especial, muy especial.

Y eso es lo que se esmeran en demostrar desde un principio, con Idol ‘superando sus miedos’ y haciéndole cara a Lawler para poder llevarse el combate. No tiene miedo y está muy preocupado en poder ganar. Hay mucho en juego, no solo la cabellera, sino el honor. Y bueno, mucho dinero por parte de Idol. Lawler también lo sabe, sabe que puede quitarse la espina, esa espina que lo viene aquejando por años. Por eso se nota que también pone toda la carne en el asador, sin asco como se diría, y esto también le juega una mala pasada, ya que muchas veces pierde el control por errores suyos donde se pasa de ímpetu al querer castigar a Idol. Pero Lawler tiene a la gente de su lado, algo que siempre lo ayuda a superar la adversidad, y esta vez no sería la excepción. Cuanto más tocado estaba, más resistencia ponía, y daba inicio a sus preciosos comebacks, que es de sus mejores cualidades. El final es muy importante y es hasta decepcionante. No porque no acompañe a todo lo bueno hecho previamente, sino porque, bueno, ya lo verán ustedes.

Un gran match que es lo mejor que ha producido Memphis y, aunque parezca difícil por la cantidad de cosas buenas que tiene, lo mejor de la carrera de Lawler. Puntuación: ★★★★ 3/4


Western States Heritage Championship: Barry Windham (c) vs Dick Murdoch - UWF, 11/7

https://i.ytimg.com/vi/W-d1iYpaJoc/hqdefault.jpg

MASTERMIND:

¡Más Windham! Esto ocurre en UWF, pero no es la UWF madre del shoot style que conozco... En fin, este es el primer combate que veo de Dick Murdoch en mi vida, y vaya si me ha cautivado. El tío da una gran performance aquí: desde su armwork con rudeza hasta sus geniales strikes, pasando por su divertido overselling, todo lo que hace es muy entretenido. Por desgracia, lo grandioso del combate se queda ahí, y es que Windham, aunque también tiene cosas chulas como sus propios strikes o la manera en la que construye el camino hacia la Figure Four para hacerla creíble, no aportó tanto como su oponente. El castigo a su brazo por parte de Dirty Dick es el hilo conductor durante la primera parte del match, pero Barry, aunque combate fuego con fuego, no lo vende para nada y conforme pasa el tiempo se abandona. Una pena porque disfruté mucho de esa parte.

Creo que el combate ha funcionado conmigo muy bien como introducción a Murdoch, pero no tanto como combate en sí. Es un brawl bastante entretenido, con una gran primera parte y con un buen clímax, pero es que el nudo desentona bastante porque parece que durante unos minutos no sabían cómo cubrir tiempo en una dirección clara. Para colmo el final está terriblemente llevado a cabo (aunque es culpa del manager de Murdoch y del árbitro, en defensa de ambos workers), por lo que la buena experiencia no se redondea en una muy buena. Aún así, lo recomiendo si tienes algo menos de media horita libre para ver buen wrestling clásico estadounidense, si quieres flipar con Murdoch, y si te apetece ver a un joven Jim Ross destacando mucho como comentarista ya por 1987. Puntuación: ★★★ 1/2

SONNY:

Y sí, otro combate con el que no logro conectar. No sé qué pasa acá, pero probablemente es que no terminé de entender bien lo que quieran proponer. Resulta confuso lo que pasa desde un inicio, tanto cambio de dominio entre ambos me marea y no termino de entender la acción. La segunda mitad es totalmente diferente. Es más, diría que es muy buena: por fin puedo entenderlos en algo y saber lo que quieren. Acá, por supuesto, ya resaltan las cualidades de los dos y se nota que son buenos en lo que hacen, tanto Windham vendiendo, como Murdoch dominando. Muy buen combate que, si hubiera empezado de la misma manera como terminó, tendría una nota mucho más alta. Puntuación: ★★★ 1/2


Yoshiaki Fujiwara vs Riki Choshu - NJPW, 9/6

http://s1.dmcdn.net/AN2S8/x240-3Ki.jpg

MASTERMIND:

El choque entre dos de los pro wrestlers más badasses de la historia del puroresu no podía significar nada más que violencia y caos. Siendo sincero: no tengo ni la más remota idea de la rivalidad entre estos dos (ni siquiera si había alguna xD), pero por lo que transmiten en este tremendo brawl se ve que se tenían bastantes ganas. Fujiwara va a por Choshu mientras este está haciendo su entrada, y a partir de ahí todo es descontrol.

La paliza de Fujiwara a Choshu es genial: sus tremendos cabezazos, sus sonrisas de cabrón, y sobretodo la humillación a Riki de que ni se digne a protegerse de sus contraataques... Claro, hasta que eso se le vuelve en contra. Choshu aprovecha muy bien esos excesos de confianza de Yoshiaki y cuando tiene la oportunidad ataca directamente con sus signatures: backdrop drivers, lariats y el Sasorigatame. Es lógico, porque tampoco se encuentra en una posición en la que se pueda permitir que el combate dure demasiado, porque está muy debilitado. Choshu busca durante todo el combate un igualador, y cuando finalmente lo consigue y Fujiwara acaba bañado en su propia sangre -deleitándonos con un gran selling, de paso-, sólo queda rematar la faena.

Sin duda, quien brilla aquí es Fujiwara, es una de sus mejores performances. Choshu, por el rol que tuvo que adaptar en la historia, quedó bastante limitado en cuanto a ofensiva, al no poder recurrir más que a sus moves habituales (pero es verdad que lo contrario hubiera podido ser incoherente con la historia y su personaje, en verdad el match le dejaba en una situación en la que cualquier opción tenía alguna pega), y aunque vende bien la paliza de Fujiwara es verdad que palidece en comparación a cuando le toca a éste vender la suya. Además, no sé si el planteamiento es el acertado, a raíz de la respuesta del público: aunque la historia busca transmitir lo heroica que es la remontada de Riki, los fans están completamente con Fujiwara y cada vez que Choshu tienen momentum no hay apenas apoyo.

Es un gran combate, pero ha habido historias similares en las que ambos workers han sobresalido por igual, mientras que aquí se da el show de Yoshiaki Fujiwara pero Choshu no aporta demasiado más Puntuación: ★★★★ 1/4

SONNY:


Este combate es uno de los mejores en la carrera de Fujiwara, y es un perfecto ejemplo de que era tan bueno en el terreno del shoot como en combates ‘normales’. Claro que tener a Choshu de acompañante es una garantía de que las cosas saldrán bien. Y esto se cumple a cabalidad, porque Choshu esta vez tiene el papel del underdog, del tipo que le toca ser dominado y lo cumple a la perfección, vende tan bien todos los ataques de Fujiwara que los pone totalmente over y lucen totalmente peligrosos (lucen y son). Fujiwara, por su parte, es un asesino y sabe cómo convertir esto en un tremendo caos. Golpea con todo lo que tiene y una vez que se le acaban las fuerzas busca métodos más inteligentes para hacerse con la caída. Muy buen combate que tiene golpes duros y strikes estupendos que hacen que sea una auténtica pasada. Corto pero efectivo. Puntuación: ★★★★ 1/2


El Hijo del Santo vs Negro Casas - EMLL, 18/7

https://i.ytimg.com/vi/sKcs9GPMGv4/hqdefault.jpg

MASTERMIND:

Por fin aparece Negro Casas en el proyecto, una de las más grandes leyendas de la lucha libre mexicana;  y no podía ser de otra manera que en uno de los primeros capítulos de la que quizás sea la más famosa rivalidad en México: este combate de apuestas ante el Hijo del Santo, máscara contra cabellera.

Y es un combate perfecto para conocer al Negro, porque está absolutamente brillante aquí. La historia es simple: un clásico técnico (Santito) vs rudo (Casas), y por ello Hijo del Santo tiene ventaja al llavear (y sorprende con cosas muy chulas, como esas tenazas al cuello mientras hace el pino), pero el Negro es invencible una vez lanza dropkicks y derechazos sorpresa. Toda su ofensiva es fantástica, porque no sólo luce brutal si no que es variada, vistosa y original; y la intensidad que aporta a la hora de vender también es genial: por ejemplo, al ser zancadilleado por Santo en la segunda caída, toma un bump exageradamente fuerte que te obliga a comprar esa simple zancadilla como una transición creíble; o cuando estrella a Santito en el esquinero el propio Negro casi sale disparado por encima de la tercera cuerda, vendiendo así la fuerza que ha puesto al irish whip... Son detalles que enriquecen muchísimo al combate y que hacen a Casas un luchador único.

Santito también está genial, por supuesto. Vende bien, aunque eso no fuese lo prioritario para él aquí, porque cuando más destaca es cuando pasa a tener momentum. Al ritmo que va, voy a tener que incluirle en ese grupo de Martel, Piper, Lawler, Dundee y Kobashi de "wrestlers que más me gustan a la hora de estar on fire". Lleva a cabo sus comebacks en los momentos adecuados, manteniendo a todo el estadio al borde de su asiento y llevando la mayor parte del peso en la tercera caída, con la emoción a flor de piel y unos nearfalls muy convincentes y sin necesidad de lanzarse bombas, si no recurriendo a la magia de los paquetitos sorpresa. Me gustó que Casas se resistiese ante La de A Caballo varias veces antes de caer finalmente en ella, porque así hizo que Santo tuviera que ganarse la llave, en lugar de conectarla porque sí.

La química entre estos dos es maravillosa y es lo que permite que haya tanta naturalidad en un combate en el que hay tantas secuencias coreografiadas. Un MOTYC para darle la bienvenida a Negro Casas, y un hurra por ambos. Puntuación: ★★★★ 1/2

SONNY:


Y este es uno de los primeros combates entre el Santito y el Negro Casas. Por fin podemos dar inicio a esa mítica rivalidad en el proyecto, y qué mejor que con uno de sus mejores combates. Ambos están en sus años mozos, acababan de debutar no hace muchos años y se estaban empezando  ganar el cariño del público. Al menos el Hijo del Santo, que ya daba luces de ser como su padre, uno de los ídolos más queridos de la gente. Pero vamos a centrarnos propiamente en el combate. Me encanta cómo tan jóvenes ya tienen la capacidad para dar un combate de esta magnitud, tan bien hecho y tan bien elaborado. Obviamente tienen errores, eso es algo casi inevitable, pero palidecen ante todo lo bueno que hacen. Lo mejor es cómo reparten las caídas, no se deshacen de ellas sin más, sino que tienen un propósito cada una: las dos primeras poner over a ambos para que la tercera luzca como una asalto final parejo una competencia entre dos grandes luchadores. ¡Y vaya que si lució así! La tercera es una gran caída, pero es por todo el build up previo, sin eso no serio ni la mitad de lo que fue. 

Quizás al último se les va la mano con lucirse. Se entiende que estar en un gran escenario se sientan con más ganas de demostrar lo que son. Se entiende por ese lado igual, como dije, los fallos se ven insignificantes al lado de lo bueno que fue todo. Gran Match. Puntuación: ★★★★ 3/4
 
___________________________________________________________________________

Terminamos con esto este 1987, que, como habéis visto, ha dado mucho de qué hablar. Esperemos que lo hayáis disfrutado y nos vemos dentro de 10 días con 1988.

Mastermind (@JamerAnSicol)
Sonny (@wrestleracs)

Comentarios