Puntuaciones - NJPW Power Struggle 2017


Power Struggle no tuvo una enorme cantidad de combates espectaculares, pero toda su cartelera cumplió con creces para ser coronada con un main event memorable. Por si esto fuera poco, dos bombazos sorpresa dispararon el hype para Wrestle Kingdom. Acompáñanos en la review al último evento especial antes de Wrestle Kingdom 12.


The Young Bucks (Matt& Nick Jackson) vs Titan & Dragon Lee:



Kingbilbin:

Funcional y divertido opener que, de haber durado más, habría sido algo mucho más interesante. Había poco tiempo para cocinar algo más elaborado, pero los 4 demostraron saber bien de que va esto. Los Bucks haciendo una performance heel de esta división de manera muy correcta y los mexicanos dejando bonitas estampas en sus comebacks.

Como no podía ser de otra manera, se lo llevaron los chicos del Bullet Club para ponerse en primera línea por los campeonatos tag jr.


Puntuación: **3/4


Roppongi 3K (Sho & Yoh) vs tAguCHi 69 (Ryusuke Taguchi & ACH) en la final del Super Jr Tag Tournament



Mastermind:

Pensé que echaría de menos lo único que Ricochet me aportaba, su espectacular agilidad, pero resulta que ACH sabe hacerlo igual de bien que él, y siendo mejor wrestler, así que me atrevo a decir que este nuevo tag me interesa más que Funky Future.

Y nada, como es propio de esta división y más desde que Taguchi está en el ajo, la diversión no faltó. Hay un spot inicial, en el que los campeones tratan de estrellar a los faces entre sí, estos pretenden evitarlo saltando el uno sobre el otro y acaban chocando los dos en el aire, que me hizo soltar una carcajada bien gorda. El comeback de Taguchi también moló mucho, así como alguna que otra superkick y ataque conjunto junto de Sho & Yoh.

Sin embargo, lo que marca algo de diferencia con respecto al típico combate movidito y gracioso de esta división, es el selling de ACH a las costillas. Lejos de ser sobresaliente, fue algo que aportó mucho a la historia y tuvo sus consecuencias en el desenlace, así que ninguna queja. Histórica victoria para Roppongi 3K, y parece que por fin la división Jr Tag tendrá algo de estabilidad. Sólo espero que los Bucks no se impongan en WK.

Puntuación: *** 1/4


Kingbilbin:

Combate jr sin excesivas complicacions y algo de desorden, pero muy disfrutable. Taguchi y ACH mostraron un estilo divertido y enérgico aunque mostraron (en kayfabe) falta de coordinación al llevar poco tiempo como tag, lo que generó momentos bastante divertidos.

Sho y Yoh no estuvieron a su máximo nivel, y aún así vimos una gran exhibición de timing y, como nos tienen acostumbrados, secuencias en las que muestran conocerse a la perfección y que logran generar momentos tan espectaculares como orgánicos, lo cual es difícil de ver en esta división.

Los campeones lograron reducir individualmente a sus oponentes, que no lograrón hacer lo mismo cuando tuvieron la oportunidad, lo que les permitió ser los primeros campeones en lograr el torneo.

Funcional, divertido y con ciertos puntos interesantes. Recomendado, pero nada especialmente importante.


Puntuación: ***


Minoru Suzuki (c) Toru Yano por el NEVER Openweight Championship en un Bullrope Deathmatch:



Mastermind

No sé qué esperaba de esto, pero supongo que cumplió con su rol. Suzuki tratando de asesinar a sus rivales siempre está guay, y Yano aportó algunos momentos cómicos, pero sin saturar al match de ellos para que no se diluyera la furia de Minoru, que era el hilo conductor.

Este era el típico combate en el que las intervenciones de Suzuki-Gun sí son bienvenidas, porque el combate no tenía potencial para ser algo genial así que no había mucho que arruinar. Si algo no me gustó, fue que Yano opusiese tanta resistencia por sí solo en algunos momentos, como cuando soportó un cross armbreaker; lo sentí fuera de su personaje. Pero estuvo bastante entretenido, y el gozo de mi MiSu mientras hacía la cuenta final es todo lo que necesito.


Puntuación: ***

Kingbilbin: 

Bastante bien. Tenía una expectativa nula en esto como combate, pero creí que iba a ser un segmento muy divertido y bien encajado. New Japan decidió plantearlo como un combate (duró más de 12 minutos) y creo que todo salió muy bien, hasta divertida videopromo.

El combate aprovechó de muy buena manera la estipulación. Una fase inicial en la que MiSu destrozó a Yano aprovechando que gracias a la cuerda no podía huir y usándola para atarle y golpearle todo lo que pudo. Yano intentaba hacer sus trampas, pero era incapaz de parar a Suzuki que seguía castigando de maneras cada vez más retorcidas.

Lo mejor llega cuando ya han pasado unos minutos y Yano sale adelante. Vemos a un Yano más serio, capaz de aprovechar al fin los esquineros desprotegidos y llevando el combate a su terreno sin olvidar sus gestos de comedia y ataques como el hair pull. El público está con Yano y aquí queda claro que la gente que venía a divertirse con esto lo está haciendo.

Suzuki se vuelve a poner en control con la aparición de Iizuka y aquí el match entra en una buena recta final. El lado más sádico de Suzuki aparece y con él, el Yano más concentrado e intenso que he visto en años. Sobrevive de manera maestra y divertida a Suzuki Gun y se muestra agresivo usando silletazos y hasta recuperando su finisher serio, el "Oni Koroshi" del que Suzuki sale vivo gracias a la aparición sorpresiva de Taichi con el público metidísimo.


Este es el fin de Yano, que deja escapar su última oportunidad de victoria con un flash pin que a punto está de darle de la victoria ya que Suzuki no perdona. Aprovecha genialmente la cuerda para atar, golpear y hasta estampar a Yano con una short arm dropkick en la que usa la cuerda como brazo. Genial.


MiSu cierra ahorcando al "master thief" y aplicando mientras su Gotch Style Piledriver durante varios segundos en un final contundente que deja claro quien es el hombre superior en esta pelea.

Comedia, seriedad, intervenciones y trampas bien insertadas en un match que salvo por una duración excesiva (habría funcionado mucho mejor simplemente con un par de minutos menos) no solo salvó los muebles, sino que demostró que en NJPW hay hueco para el puro entretenimiento sin necesidad de ir a por matches serios. Cualquiera que se queje de esto es que no conoce la historia del puroresu ni a Minoru Suzuki, que siempre ha disfrutado de combates así.

Si no eres fan de este tipo de combates, sáltatelo. Si lo eres, te lo recomiendo.

Puntuación: ***


Marty Scurll vs Will Ospreay (c) por el IWGP Jr Heavyweight Championship:


Kingbilbin:

Pese a  mis terribles expectativas, el combate fue bastante correcto. Marty y Will tenían precedentes horribles, pero moderaron su estilo al estar en NJPW y el combate ofrecido fue correcto.

La historia es bastante simple. Se conocen bien y Marty logra anticiparse a la mayoría de movimientos de Will. Se vio a un Scurll con una ofensiva más contundente y natural de lo que es habitual, lo cual no es mucho decir, pero si que fue una nota positiva.

El final funciona, pero deja claro que el título es un chiste. A principios de combate hubo un intercambio de moves de pin y aquí hubo otro, que sirvió a Marty para coronarse campeón y meterse en el match a varias bandas en Wrestle Kingdom. El público se mostró sorprendidísimo, como es normal, y aunque he de decir que esto fue muy anticlimático, es lo que se buscaba así que no puedo poner pega alguna.


El título se ha vuelto una patata caliente y Marty va a diluir el interés en el combate, puesto que para el público japonés es un activo de segunda fila en la división. La movida se entiende por parte de Gedo para proteger al Bullet Club y seguir con una expansión internacional que cada vez parece ser más un fanservice a cierto sector del público, pero esto daña al título.

En lo que respecta al combate, se elevó aunque no demasiado por encima del promedio, lo que le da el aprobado pero lo deja también como el peor match titular por el cinturón este año. Y con mucha diferencia.

Puntuación: **3/4


Kenny Omega (c) vs Beretta por el IWGP USA Championship:



Kingbilbin:

Todo lo que creía que iba a pasar en el mal sentido pasó. Kenny Omega tiene un estilo que a mucha gente le gusta, pero que veo excesivo y artificial. En una lucha tan desigual en cuanto a nombre y que no era main event, no encontré necesario plantear la lucha que se ha dado.

Beretta hizo lo que ha hecho siempre y se le vieron las costuras. Se le notarón los años y años en las indys y que en NJPW su experiencia se reducía a la división jr tag. El punto más bajo de su performance y el que menos me convenció de todo el combate fue, precisamente, una apron piledriver que se sintió muy poco importante.


El combo fue un match con una gran parte absolutamente irrelevante y un final excesivo, lleno de big moves en los que las contras a estos eran claramente insuficientes para definir los turning points que sucedían. Todo esto se refleja a la perfección en una secuencia final que resume a la perfección el combate.

Con todo, hubo ciertas secuencias que bastante gente disfrutará. Los que no tengan problemas con la fórmula Omega (aún siendo este match uno de los malos ejemplos) valorarán de forma positiva ciertos momentos. Beretta también dejó algún detalle como el sliding german suplex, pero nada más.


20 minutos que a muchos les parecerán un festival de wrestling y un espectáculo más que correcto. Para mí, se acercó a un despropósito sin apenas valor.

Puntación: **

Lo que sucedió ahora fue demasiado. Un shock colosal que pilló con el pie cambiado al mundo del Pro Wrestling. Una figura enigmática, una iluminación tenue... ¿era Switchblade retando por el USA?
Tenía sentido, pero por suerte esto no fue así. No era Switchblade, era Chris Jericho.



Los piques en Twitter que parecían apuntar a un duelo en alguna promoción independiente o en algún festival entre Jericho y Omega no eran tales. No era un pique para dar algo de buzz a los proyectos de ambos. Jericho, símbolo total de lealtad a WWE pero también hombre bastante libre en cuanto a planes en los últimos años, retó a Kenny Omega por el título rojo. NJPW lo promocionó como un combate entre uno de los GOAT del pro wrestling y el mejor del mundo. El combate seguramente no sea para tanto, pero esto ha sido un tremendo puñetazo en la mesa de NJPW en su expansión internacional. Y, por que no decirlo, una de esas sorpresas que tanto nos "ponen" a los fans del wrestling.


Hiroshi Tanahashi (c) vs Kota Ibushi por el IWGP Intercontinental Championship:



Mastermind:

Que locura de 2017 para NJPW. Este combate sería top 5 casi indiscutible en cualquier año, pero es que tengo dudas de si estaría en mi top 10.

Y vaya performance de Hiroshi Tanahashi, una vez más. Desde el principio se transmite que su experiencia le da la ventaja, supera a Ibushi en los forcejeos iniciales y a la hora de “disparar primero”. Amé cuando salió a ringside tras recibir el primer golpe de Kota, porque parecía una respuesta exagerada, pero todo se trataba de una trampa porque Tanahashi sabía que Ibushi iría a por su Moonsault hacia fuera del ring, y el Ace le estaba esperando para joderle la pierna. Fantástico.


Ibushi se marcó una de las mejores actuaciones de su carrera, también. Dependió totalmente de sus reflejos, y las pocas veces que lograba adelantarse al campeón, tenía que aprovechar la oportunidad mediante big moves para tratar de igualar la contienda; lo mejor es que cada una de esas oportunidades y cada uno de esos moves fue un logro para Kota, ninguno vino de gratis. Y todo ello sin desatender el selling a la pierna torturada, que si bien no fue perfecto sí fue muuucho mejor de lo que Ibushi nos tiene acostumbrados cuando le toca la hora de vender. Hasta el botch en el Super Frankensteiner se puede justificar desde el kayfabe, porque es esa pierna la que le falla a Kota a la hora de aplicarlo. Un combate muy inteligente por parte de ambos.


Además, no fue el típico main event de New Japan. Duración de poco menos de media hora, sin spam de finishers (aunque reconozco que, para mí, la situación requería un poco de ello esta vez). Tanahashi es un wrestler fiel a su fórmula, pero lo suficientemente talentoso como para variarla para no hacer un simple copia-pega, y este año en concreto ha sido más versátil de lo que acostumbra. No me cansaré de aplaudir a semejante worker, y menos ahora que tras el supuesto fin de su peak no baja el nivel ni un ápice. 

Su performance semi-heel aquí es tan buena, que aunque originalmente iba con él acabé apoyando a Ibushi, quien con su fuego y carisma de siempre fue el complemento ideal. Ese duelo de palmetazos al final fue genial, y la prueba de que aún se puede lograr un gran clímax sin recurrir a intercambiarse bombas. Este combate es un golpe en la mesa frente a todos aquellos que critican a la fórmula de NJPW, y/o a los dos pro wrestlers, por no variar. Un fantástico encuentro lleno de astucia y emoción, que se cuela entre mis MOTYC.

Puntuación: **** 1/2


Kingbilbin:
El pro wrestling es genial cuando dos tipos que saben que espectáculo y storytelling van de la mano se juntan. La pasión de Ibushi se fundió a la perfección con la maestría de Tanahashi para dar uno de los mejores matches de todo el año en el mundo.

Tanahashi salió a ser lo que ha sido siempre, el general del ring de NJPW. Ibushi era frustrado una y otra vez por un muro de llaveo y dragon screws. Cada enérgico intento de Kota se encontraba con un contraataque del campeón. Ibushi fue encontrando pequeños huecos y aprovechó varios, pero solo para ver como un soberbio Hiroshi lograba darle la vuelta a la situación. Dragon screw, knee dropkick cloverleaf, dragon screw, slingblade... no había salida.


Por suerte para el retador, si algo le caracteriza es su explosividad y pasión. Los huecos que cada vez parecían más estrechos no servían, y Kota subió un par de marchas arriesgando todo, lo cual le salió bien. Kota logró ponerse a la altura de Tanahashi sacando lo mejor de su repertorio, pero todo aún estaba por decidirse. Kota jamás estuvo muy por encima de un campeón que, hasta en los peores momentos del match, siempre estuvo a la altura.


En esta fase vivimos secuencias geniales. Contraataques sucios de los que nos gustan, espectáculo con Kota sobreviviendo al aún plan maestro de Tanahashi, intercambios de máxima intensidad... Un conjunto orgánico y maravilloso que encendió al ardiente público de Osaka.

Los últimos minutos son una delicia. Tanahashi no renuncia a su estrategia, pero al fin, Kota logra superar por momentos al campeón. Aparecieron movimientos que se sintieron muy importantes y que dieron paso a unos intensísimos intercambios de strikes que fueron de lo mejorcito del año. Se sintieron personales y el pique entre ambos fue al rojo vivo, con mención especial para la humillación de Kota a Tanahashi en el esquinero pese a los intentos de red shoes por pararle.

Tana sale adelante, pero Kota no va a perdonar... y aquí, de nuevo, todo lo anterior cobra sentido. Kota saca todo el arsenal sin reserva alguna y, lo que le había permitido sobrevivir a Tanahashi, le condena. Los errores en sus finishers dejan a Tanahashi en la posición perfecta, que conecta las contras que necesitaba para cerrar con dos preciosos High Fly Flow y retener el campeonato.


Una joya digna de recordar, un combate sobresaliente en planteamiento y ejecución y un recordatorio al mundo de quienes son Kota Ibushi, Hiroshi Tanahashi y NJPW. Tanahashi dijo antes del evento, que quería diferenciar el campeonato blanco, que no fuese lo mismo que el IWGP Heavyweight... y lo ha hecho. Imperdible.

Puntuación: ****1/2

Tras el match, Kota y Tanahashi se abrazan en un momento precioso. Llega el air guitar de Tanahashi y todo es felicidad en Osaka... y entonces, apareció. Switchblade era Jay White, como se esperaba. Lo que no esperábamos es que el young lion volviese convertido en un heavyweight de tanto calado como para redebutar en el co-main event del Tokyo Dome ante Tanahashi. Se soñó hace meses con Shibata y se habló hace no tanto de Kota, pero será un enfrentamiento fresquísimo y sorprendente el que se dará por el título. NJPW ha dado un paso arriesgado, quizá porque no tenía otra salida, pero parece una apuesta fuerte de futuro y la veo digna de celebrar.

              "Your kingdom will be mine"

Esto ha sido todo. Os esperamos en nuestra previa a Wrestle Kingdom 12. Se vienen semanas de transición en NJPW con la World Tag League, pero tendremos sorpresitas en nuestra sección de puroresu... estad atentos. No olvidéis comentar vuestras impresiones abajo en el disqus. Ah, y a disfrutar, que es pro wrestling.

Kingbilbin & Mastermind

Comentarios